EL PROYECTO BABY NATURE

Porbabynature

EL PROYECTO BABY NATURE

EL PROYECTO BABY NATURE

Hace ya más de 4 años que decidí crear BABY NATURE. Un proyecto que viene cargado de emoción, amor, ternura y muchas lágrimas que hoy se han convertido en sonrisas porque el tiempo las ha soliviantado.

Un proyecto que trae un corazón entre sus raíces… el corazón de Ángel, mi primer hijo que me brindó la grandísima suerte de acompañarme a lo largo de casi 4 maravillosos meses. Ángel llegó a mi vida tras varios ciclos de inseminación artificial, tras muchos nervios, miles de pinchazos en mi cuerpo y también mucha esperanza en poder desmentir ese maléfico diagnóstico que se iba cumpliendo como una profecía a cada minuto que pasaba.Pero Ángel no llegó a mis brazos y mi cuerpo se quedó vacío, mi pensamiento bloqueado como una máquina que ya no puede arrancar y mis ojos secos de tanto mojarlos.  El proceso  fue frío, carente de sentimientos y completamente agrio. Me sentí tan fuera de mi que ni siquiera fui capaz de llorar en las primeras semanas…

Por entonces yo había comprado un maravilloso Curso de Masaje Infantil en la Escuela Internacional de Masaje Infantil y de pronto me quedé sin bebé al que dárselo… Entonces me replanteé la posibilidad de formarme dentro de AEMI (Asociación Española de Masaje Infantil) y de allí llegó mi cura.

A través del tacto, de las caricias que me llegaron al alma fue poco a poco curándose esas heridas que se convirtieron en cicatrices y poco a poco en simientes de un proyecto.

Un centro donde la mujer se sintiera atendida, comprendida, acompañada… un centro donde poder resolver tus dudas, donde poder hablar de las cosas de una forma natural, sin tecnicismos, donde el paciente se convirtiera en persona… y así empezó a llegar a mi vida todo lo que Ángel y yo nos habíamos pedido: una matrona, una fisioterapeuta de suelo pélvico, una psicóloga, una profesora de yoga, una naturópata… y otros amigos y compañeros que se unieron a nuestra aventura.

Los comienzos no fueron fáciles… lo primero que me acompañó fue un tremendo desenlace en cuanto a la fertilidad se refiere. Definitivamente según el equipo médico era completamente inviable que mis óvulos pudiera crear vida, pero mi corazón me decía otra cosa, aunque mi subconsciente me tiraba de la oreja para decirme lo contrario. Igualmente seguí hacia adelante con ayuda de mi familia y mi marido.

Elaboramos un plan de marketing y nos decidimos a la compra de un local con ayuda de mis padres. Mientras tanto entré en la consulta de una naturópata maravillosa que me ayudó a desintoxicarme de toda la gran cantidad de medicamentos que mi cuerpo había recibido en los procesos de inseminación y fecundación. Y que trabajó en silencio con mi cuerpo, con mi parte más interna, sin hablarme, sólo confiando en la sabiduría y en la capacidad de sanación de mi propio yo.

El día que firmamos las escrituras de compra del local, el test dio positivo…

Y así renací, como el ave fénix, de las cenizas de mi propio yo, de las ascuas de mi dolor… y así nació BABY NATURE.

Ese proyecto que llevo grabado en el corazón con las letras de mis tres hijos y de mi familia y con las iniciales de todas aquellas mujeres, familias y bebés que la vida me ha dejado acompañar y también con manos sobre mis hombros de todos los compañeros que siempre hemos formado una familia en el centro. Algunos se ha ido para crecer, otros para ocupar puestos de mayor envergadura, pero todos se han llevado un poquito mío, un poquito de Ángel y un poquito de Baby.

Gracias a todos por haber hecho posible este sueño y por permitidme seguir soñando…

Laura García
Fundadora de Baby Nature.

 

About the author

babynature administrator

Deja un comentario